Puy du Fou en Toledo
Le Secret de la Lance 16

Un equipo en acción

4 Julio 2018

María Teresa Martín López vive en el Casco Histórico de Toledo y desde enero de 2018 es Asistente del Consejero Delegado de Puy du Fou en España, Erwan de la Villéon. A Erwan, cuando la presenta, le gusta decir “… y ella es Teresa, la mitad de mi cerebro”.

 

Es risueña, simpática y extrovertida. Cualidades que son fundamentales para “trabajar y hacer equipo… ha habido una conexión total con Puy du Fou”. Así resume, esta toledana licenciada en Dirección y Administración de Empresa (ADE), Diplomada en Turismo y Metodología Didáctica en la Enseñanza de Idiomas -principalmente el francés-,  sus intensos primeros meses en Puy du Fou.

“Este proyecto es vida para la ciudad de Toledo”

Como Asistente de Dirección, Teresa tiene una visión amplísima de Puy du Fou a través de los distintos departamentos (ingeniería, arquitectura, contabilidad, historia, marketing y comercial…) y ello le permite aseverar sin lugar a dudas: “A mí este proyecto me da muchas esperanzas, es vida para la ciudad de Toledo. Puy du Fou va a traer empleo –ya lo está generando- además va a ser un empleo muy vinculado a la gente joven”.

“Mi relación con Francia viene de lejos. Ha sido curioso, pues mi vida ha estado siempre ligada a Francia, tanto desde el punto de vista profesional como personal. Esta vinculación nació a raíz de trabajar  para una multinacional francesa de cementos –tanto desde España como desde París-. A raíz de ahí proseguí esta relación tan especial con el país vecino a través de viajes, siendo profesora de francés en extra escolares con niños de numerosos colegios de Toledo, y para adultos en el mundo de la empresa”.

Teresa Martín Puy du Fou

“Envié mi currículum y a la semana estaba trabajando con Puy du Fou”

“Todo fue muy rápido. Yo me encontraba en diciembre de 2017 dando clases de francés e inglés en Toledo, y mis amigos, sabiendo mi experiencia adquirida en Francia a lo largo de mi carrera profesional, y de mi interés por la cultura francesa, fueron quienes me animaron a enviar mi currículum. Llevaba 7 años impartiendo clases, y me costó mucho cerrar una etapa para abrir otra, además todo ello fue a mitad de curso”.

“Envié mi currículum un domingo; el lunes me llamaron y esa misma semana se quedó tomada la decisión. Estoy muy contenta de trabajar con Erwan y con todo el equipo que conforma Puy du Fou España, la gran mayoría toledanos”.

Sobre el Consejero Delegado, lo tiene claro, “tengo un jefe que aunque no nos deja parar porque es muy dinámico –comenta cómplice y sin abandonar su sonrisa- es fácil y muy  interesante trabajar con él”. “Hay muy buen ambiente en el equipo Puy du Fou Toledo”.

“… es darlo todo para que Puy du Fou comience a andar en tu ciudad”

Para Teresa, a pesar de trabajar a un ritmo vertiginoso –el proyecto tiene que echar a andar en 2019- es muy gratificante saberse partícipe en la creación de lo que será uno de los mayores parques de España. “También con Lafarge fue una experiencia similar, es darlo todo para que un nuevo proyecto comience a andar, contribuir con tu pequeño granito de arena a hacer algo que sabes que va a ser muy importante en tu ciudad… es emocionante”.

“Es una oportunidad superbuena para todos”

Teresa M PDF 1

“Como toledana quiero ver andar a Puy du Fou, ese que hoy estamos haciendo posible muchos toledanos, madrileños, ciudadrealeños, gallegos…  desde aquí, desde las oficinas de la Cuesta del Alcázar (Toledo). Me parece una oportunidad superbuena en general para todos, para Toledo”.

“La principal fuente de ingresos de Toledo es el turismo y Puy du Fou atraerá más”

Como vecina del Casco Histórico de Toledo, Teresa  tiene una muy particular visión de su ciudad y del turismo. “La principal fuente de ingresos de Toledo es el turismo y Puy du Fou atraerá más; los hosteleros están encantados. Los vecinos también. Algo cambiará, pero no tengo dudas de que va a ser a mejor”.

Una etapa ilusionante para Teresa, que seguro que le permitirá dejar su “impronta personal” en Puy du Fou, como imprimió carácter en sus cientos de alumnos cuando era profesora de francés en su última etapa. “Me acuerdo mucho de ellos. Hay un intercambio que va más allá de la docencia entre padres y alumnos. Y de los adultos… de éstos últimos lo que más recuerdo es que nunca hacían los deberes” –nos cuenta sin perder su sonrisa, haciéndoles un guiño gruñón como esa profe que siempre será-.

Todo esto lo recuerda Teresa con mucho cariño, a quien la insistencia de sus amigos y su interés por éste maravilloso proyecto, la animaron y convencieron para echar aquel domingo ese curriculum que la permitió coger el tren Puy du Fou. 

Gracias Teresa por subirte a él.

Comparte este artículo:

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.
Aceptar